Monitoreo de aves en Algarrobo: el efecto de nuestra cuarentena para la vida silvestre

El día de ayer nuestra Coordinadora de Proyectos en Algarrobo, Fernanda Vidal, junto a Marcelo Inostroza del Departamento de Medioambiente de Algarrobo, recorrieron el humedal El Membrillo de la misma ciudad para realizar censo y registro de aves.

Este humedal corresponde a un humedal costero inserto dentro del radio urbano afectado por múltiples presiones a razón de ello: presencia de perros asilvestrados, tránsito de motos en zonas aledañas al humedal, contaminación, y otros, por lo que el efecto de la disminución en el tránsito de humanos a causa de actual crisis sanitaria ha tenido un efecto impresionante sobre la actividad del humedal.

En el censo realizado se constató una alta abundancia y riqueza de especies. Se estimó la presencia de alrededor de 2.000 aves. La mayoría Gaviotas cahuil Chroicocephalus maculipennis (1.000 aprox), Gaviota dominicana Larus dominicanus (300 aprox), Gaviota garuma Leucophaeus modestus (100 aprox), Pilpilenes Haematopus leucopodus (2 bandadas que suman 134 aves), Garzas chicas Egretta thula, Garzas grandes Ardea alba, además de otras varias especies residentes del humedal. Además del hallazgo de un nido tardío de Pilpilen recién eclosionado, la cría junto a sus padres y un huevo aún se mantendrían en el lugar.

Esta es una gran noticia para Algarrobo y una prueba clara de que es posible recuperar las condiciones de sus humedales y la abundancia que alguna vez tuvo.